viernes, 3 de enero de 2014

El remedio.

El remedio se encuentra siempre cerca, 
aunque pareciera que disfrutamos el pensar que se encuentra tan lejos para dar un par de vueltas & al volver terminar un poco más mareados que al principio; y eso, es porque nos cuesta confiar. 

La confianza viene ligada a la fe. Y de eso se trata, siempre.

Es así como el respirar, solamente confiamos sin dudar que en el siguiente segundo aún estaremos.
-Inhala, exhala-. ¡Qué simple ejercicio! 
Pero está lleno de vida. ¿Por qué tenía que ser complicado? 

¿Por qué insistimos en hacer todo complicado? 
Porque insistimos en hacer todo complicado.

Entonces,
este es el inicio de lo que quieras, este es el inicio. Siempre lo es. Escucha tu corazón, siente el latido. Eso es amor. 
¿Lo sientes?

Sigamos agradecidos, constantes en nuestros anhelos, sigamos conectados con el palpitar, porque mientras esté presente, todo es posible.

Ahora el remedio está aquí & si pudiera escucharlo hablar, tan sólo una pregunta de pronto escucharía: ¿Por qué tardaste tanto? 
Y en ese momento, a ambos se nos dibujaría una honesta sonrisa & sabría que todo vuelve a empezar.




Fotografía por: Alex Espinosa