lunes, 13 de enero de 2014

Las palabras & la taza humeante

¿Por qué nos gustará tanto disfrutar de la compañía de las palabras? 


La sensación del momento puede llegar a ser tan enérgico y cambiante como una vieja máquina de escribir que va plasmando las cien letras por minuto. 
Sin parar, todo en movimiento.
Con intensa prisa y con precisa ciencia se va mezclando el balance de su bien entusiasmado sonido con la intensidad del pensamiento del creador. 
Siempre interminable, nunca en retroceso.

Escribir, escribir, la clara forma de expresión del artista. 
Nunca será suficiente tan solo una cuartilla. 
Siempre se intenta abarcarlo todo con palabras para tan sólo así descifrarnos un segundo.

Transformamos un simple deseo en algo concreto y de admirar, para después enviarlo de nuevo junto al aire, que viva por siempre junto al viento y así jamás se olvide. 

Con el tiempo, el arte de dejar ir se vuelve el momento que más recordamos.

¡Qué sensación!

¿Por qué nos gustará tanto disfrutar de la compañía de las palabras? 
Porque así abrazamos al mundo entero con ellas.

Las horas continúan y va cayendo así la tarde bajo el mismo techo de costumbre. Es momento de la representativa taza humeante y de las charlas interminables. 

¿Café o té?



Fotografía por: Alex Espinosa