domingo, 5 de enero de 2014

Una extraña ciencia

Brilla.

¿Y cómo empezar de una vez?
Brilla.
Es el cómo, ni siquiera es el cuándo, porque siempre es.
Si me centro en el aquí y en el ahora todo brilla, incluso yo.

¿Y cómo seguir ésta vez?
Brilla.
Percibo el agradecimiento desde fuera, esa naturaleza que no se limita y que nos enseña que el dar es casi como una extraña ciencia, pues siempre regresa multiplicado. Me siento agradecida ahora que continúo en ese sentir. 

¿Y cómo ayudar otra vez?
Brilla.
Descubro que si doy algo más de mí, automáticamente se restablece para seguir compartiendo el doble que alguna vez creí jamás tener. Ayudando, recibo más. Es extraño, pero cierto. No hay errores en el dar, sólo confianza y un gesto de gracias sin pensar. Esa que se da de ambos lados. 

De hoy en adelante que nos sea ya cada vez mas liviano todo lo que alguna vez llamamos carga, así se pesa menos, y así, se brilla aún más. Regresa a tu momento, es aquí, es ahora. 
Disfruta.


Fotografía por: Alex Espinosa