viernes, 14 de febrero de 2014

Corazón

El corazón romántico es aquel que se mantiene despierto hasta el final. No pierde pistas, se queda atento.

Su sentimiento no se adormece ni se estropea con el tiempo porque respira en la permanencia no en la soledad.

Su sensibilidad para interpretar el mundo se mantiene distinta en cada momento porque prefiere mostrarse real que deshonesto.

La profundidad de los corazones románticos se asemejan a los colores porque nunca dependen de la intensidad con lo que fueron pintados sino del estado de ánimo en el que serán captados.

Su fuerza radica en la esencia no en la ausencia. 

El corazón romántico no es el más joven ni el más viejo de todos, es aquel que ha sido creado para cultivar amor y a su vez cultivado para crear amor. Así como las flores en su máximo esplendor. 

Ése se mantiene siempre sano y renovado. Siempre enamorado.

Un corazón hecho a mano, es un corazón hecho con amor. 

Con corazón en mano lo comparto. ¡Feliz día!



Fotografía por: Alex Espinosa