martes, 8 de abril de 2014

Barreras


 Fotografía: Alex Espinosa

Romper barreras no es algo tan sencillo, pero es liberador. ¿Por qué no quitar de nosotros lo que nos impide avanzar? ¿Por qué no dar ése paso que nos separa de ser tan sólo un espectador y nos lleva a convertirnos en un agente activo de nuestra vida? 
Lo mismo es participar de forma consciente y responsable con nuestra salud. Somos seres completos que requerimos de cuidados completos, no solo por partes. 
Echemos un vistazo y tengamos conciencia de dónde estamos y cómo estamos. Se sabe que somos lo que comemos y que somos también lo que sabemos, pensamos y sentimos. ¿Por qué no transformar nuestra forma de vida hacia ésa que queremos, ésa que todos merecemos? 

Los mejores momentos se viven cuando se está motivado, pero la motivación nunca aparece por sí sola, hay que crearla diariamente. El alimento no sólo va al cuerpo, también va al alma, y el buen alimento para el alma siempre beneficia al cuerpo. Estamos perfectamente conectados.
Existen muchas puertas falsas que nos prometen una vida más placentera al consumir tal o cual producto que sólo contienen ingredientes dañinos; si nos cambiaran la vida en un segundo ya no tendríamos razón para seguirlos consumiendo, la verdad es que sólo causan adicción por más.

El alimento es algo de todos los días, y todos los días tenemos que decidir cómo será. Ser saludable un día no nos cambiará la vida, es por eso que hay que buscar ser saludable a diario.
¡Qué bueno que sea algo que podamos elegir y no que sea algo impuesto por la costumbre o la publicidad! ¿Verdad?  

Romper los malos hábitos no es algo tan sencillo, pero seguirá siendo tan liberador.