miércoles, 2 de abril de 2014

'Moka Express' 2

El perfecto aire llega justo al caer la tarde. Existe una conexión mística al despedir el día, una conexión que compartimos junto a una serie de pensamientos un tanto melancólicos. 
Sé que no todos pensamos lo mismo, pero creo sentimos algo parecido, porque aún queremos seguir sacudiendo nuestro mundo con dichas sensaciones, y algunos diríamos que también con muchas buenas canciones. 

¡Qué odisea la nuestra! ¿Qué nos esperará más adelante? 
Somos humanos, humanos predecibles y eso sé que no tiene nada de extraño. Lo extraño es que nuestras ideas yacen en un indefinido espacio imaginario de nuestro cuerpo, es ahí donde percibimos nuestros pasos y los infinitos cambios ruidosos que captamos a través de los determinantes cinco o seis sentidos; eso sí es un poco impredecible de saber, pero tampoco tiene nada de extraño. 

El café se sirvió ya hace varias horas, pero sigue haciendo de las suyas, las ideas abundan en ésta página media llena y media en blanco. Todo depende de la percepción del espacio. Así como la 'Moka Express' que sigue siendo un encanto mientras crea con su burbujeante canto el sonido más exquisito para decir que el café ya está listo. Se sirve en una taza y ya lo demás es pura magia. 

























Fotografía: Alex Espinosa