viernes, 9 de mayo de 2014

¿Alentar el paso?

En el momento en el que todo se detiene es porque algo está por suceder. 

Nada queda estático para siempre por eso intentamos congelar el instante de mil maneras, necesitamos atesorar memorias para que sigan vivas, ésa sensación de que comenzamos a olvidar es uno de los grandes temores de muchos. Tal vez nos hemos convertido en lo que recordamos, en ésa idea que tenemos de nosotros. 

A pesar de que cada cosa cambia, insistimos en negarlo. Pero alentar el paso para disfrutar el panorama hace nuestro transitar más llevadero. Sabemos que vamos en alguna dirección, la cuestión es buscar aquella que nos haga sentir mejor. 
¿Valdrá la pena seguir posponiendo el cambio? Aún así y a pesar de todo al final llegaremos. 

Regresemos a lo que nos hace palpitar y aferrémonos tan sólo en una sola cosa: Eso que nos mueve. 
Así jamás tendremos que volver atemorizarnos por avanzar. 



Fotografía: Alex Espinosa