viernes, 2 de mayo de 2014

Las visiones espontáneas

Decidir siempre es una cuestión; el cambio de opinión, también. Es cierto que podemos renovarnos cuantas veces queramos, sin embargo todo es un vaivén de nuevas ideas que se mantienen conversando. Estar pensando en las mil y un posibilidades hace que dejemos fuera las ilusiones, las espontáneas visiones. ¿En qué radican éstas sensaciones? No podemos controlarlo todo, dejarse llevar tampoco. 
La planeación de cada situación, tema y asunto radica en la necesidad de mantenerse tranquilo para el futuro, pero ¿aún así será posible quedarse relajado o ya es una costumbre vivir en estado alterado? Los días buenos llegan, siempre a tiempo y sin dudar, eso jamás podremos evitarlo. Jamás. 
Mientras tanto seguimos aquí, con la duda y la certeza girando al mismo tiempo; yo no escojo ninguna, sólo espero que se decida muy pronto una. Las sorpresas en el camino siempre nos llegan de distintas formas, cada quien mira y busca lo que al fin de cuentas desea recibir. 



















Fotografía: Alex Espinosa