jueves, 8 de mayo de 2014

Nariz de corazón

Fotografía: Alex Espinosa


Su nariz de corazón lo dice todo, su noble personalidad también.

Saber que nos espera, sentir que nos acompaña siempre de guardia frente a la puerta. Cuando termina el día se mantiene atento para celebrar nuestro regreso a casa; el encuentro es un festín de saludos y gracias anticipadas, sabe que algo bueno está por venir. Creo que para que un gato sea feliz no se necesita demasiado, luego pienso que nosotros tampoco y que deberíamos darnos cuenta de eso más seguido. A veces nos cuesta trabajo entender que disfrutar es sencillo, que vivir tranquilos no implica esfuerzo, quizá el de tan sólo quitar de nuestra mente que los problemas son gigantes y que somos los únicos en éste mundo. Tal vez con eso basta.

La mejor sensación de descanso es aquella parecida a la de un minino disfrutando el sol. Nada lo molesta ni lo inquieta. Sólo confía. Sabe que al despertar no habrá nada de que preocuparse. Y con eso basta.