viernes, 13 de junio de 2014

Detalles

Fotografía: Alex Espinosa


¿Se vale repetirse? La función puede ser la misma pero en el diseño se encuentra la diferencia. Siempre seremos distintos en forma a pesar de nuestra esencia. 

Muchas veces se pretende buscar la semejanza con los demás para poder sentirnos comprendidos, aceptados o identificados pero sólo eso se adquiere admirando lo que somos. 

El propósito de vida nos hace sentir productivos pero es en los detalles dónde podemos imprimir todo nuestro ser, nuestro único e inigualable sello. Cuando nos sintamos vulnerables recordemos que somos irremplazables. Nuestro sentido de pertenencia se adquiere cuando decidimos encontrarnos. 

Que nos recuerden no sólo por la utilidad de nuestro trabajo sino también por la extraordinaria labor que hemos realizado al plasmar todo nuestro ser en los detalles.