martes, 10 de junio de 2014

El pequeño asistente

Fotografía: Alex Espinosa


En la mañana del concierto en Teatro de la Ciudad todo el equipo llegamos al escenario para comenzar los preparativos, acomodar los instrumentos y realizar la prueba de sonido; mientras estábamos de arriba-abajo tratando de dejar todo a la perfección en el tiempo asignado, un pequeño visitante se paseaba en el escenario con tanta seguridad y presencia como si todo el lugar fuera suyo pero también con toda la calma y tranquilidad necesaria como para voltearlo a ver y robarnos una sonrisa. En ése momento pensé en voz alta diciendo que ésa era una muy buena señal el que se hubiera aparecido por ahí para darnos el visto bueno, pero sobre todo porque tenía una mirada llena de confianza, ternura y paz que me hizo respirar dos veces antes de continuar. 
Llegó la noche y todo fue increíble. 
Al terminar nuestra presentación salimos al vestíbulo para agradecer y convivir con los asistentes que nos acompañaron y qué sorpresa ver que entre los invitados se encontraba un conocido personaje que había estado también previamente escuchando y acompañando el ensayo. Éste peculiar gato compartía una mirada llena de sentimientos que tuvo que ser inmortalizada al instante.

En definitiva, la música es el lenguaje que logra transmitir de mil maneras y a todos los seres vivos un comunicado universal: Amor.