viernes, 11 de julio de 2014

Afuera

Fotografía: Alex Espinosa
Aún quedan días de verano para reflexionar. No todo lo que se deja afuera es porque ya dejó de servir.
Tantos los espacios como los abrazos se dan sin pedir nada a cambio, sin forzarlos ni pensarlos más. 
Tantos pensamientos egoístas hacen daño para quien comienza su caminar, es extraño de mirar; no hace falta ser muy sabio para darse cuenta de lo que hay, de lo que existe a simple vista, sin dudar.
El regalo más preciado no es el que se exige ni el que se persigue sino el que se recibe por honestidad.
¡Qué congruente es el que piensa, habla y actúa de la misma manera que se mira frente al espejo! No todo lo hermoso se debe quedar siempre dentro; también las flores adornan las ventanas y las puertas con la única intención de darle vida día y noche a los solitarios callejones.