martes, 8 de julio de 2014

Las mil y un tonalidades

Fotografía: Alex Espinosa
Las tardes se hicieron para ser perfectas. Los colores indicados con sabor a brisa y a mar. No hay más.

Todo se viste distinto, cada cosa en su lugar. Buena música y un café, para despertar las mejores ideas.
Paraíso en el Puerto. ¿Dónde más?

La calma regresa, tal como me lo imaginé. Cuestión de paciencia.
Intentemos detenerla un poco más, ver que sucede si dejamos el miedo atrás. 

Leamos un poco, descansemos otro poco y que la tarde nos encuentre sonriendo. ¿Por qué no?

...Y que las mil y un tonalidades nos transforme el momento.