martes, 15 de julio de 2014

Una taza de té para el alma.

Una taza de té para el alma.
Cuidar la salud es cosa de todos los días, el alma también. 
Aprender a contemplar cada momento sea lo que sea y pase lo que pase es de valientes. Tan sólo un poco de té es suficiente para alegrarnos el día y que poco a poco tome su lugar lo que sea que esté desordenado. La naturaleza y cada uno en nuestro interior lo sabe, por eso de pronto sonreímos.
Recupero las fuerzas a través del mejor alimento: El amor.  
Cuestión de perspectiva, cuestión de mirar a la vida a los ojos.


Fotografía: Alex Espinosa