domingo, 14 de septiembre de 2014

Han pasado tres semanas

Han pasado tres semanas y mi corazón sigue latiendo como desde aquél día que tomé ése avión en dirección a mi sueños e ideales pendientes. 

Estoy muy feliz de estar de nuevo en casa. Junto a mi mente saltarina sigo dando brincos de un pensamiento a otro, recordando y volviendo a disfrutar de los días que han transcurrido. 
Supongo que es válido; supongo que es normal seguir soñando dormida y despierta.

Toda experiencia es única, sintamos cada una de manera única.

¡Buen café para un buen domingo! 

Ya escribiré de los días pasados. 



















Fotografía: Alex Espinosa