domingo, 11 de enero de 2015

1,000 piezas más.



Fotografía: Alex Espinosa

1,2,3. De pronto éste vals comienza a girar de nuevo, el mundo. De nuevo inicia, de nuevo todo. Los retos, también.

1,000 piezas, cada una tenía su lugar, era cuestión de buscar, era cuestión de intentar, cuestión de no desesperar. ¿Un reto? Sí. ¿La vida? También lo es. Inexplicable, pero cierto. 

1,2,3. Un movimiento más, no sé. Tal vez sea el indicado, tal vez sea el necesario para acertar por fin. Así fue. Así es. 

2015, ya iniciaste. ¿Qué aventuras traerá? Más de 999, espero.
Mi ancla será la música, y tu también.