jueves, 23 de abril de 2015

Seguir en pie.

Nos pasamos la vida esperando crecer, pero luego ésa espera nos hace olvidar. Cuando nos damos cuenta, el tiempo ya pasó sobre nosotros y estamos más lejos que antes y da miedo regresar. 
Nunca es demasiado tarde para voltear abajo y mirar como los gigantes; así desde arriba, claro está que todo se sentirá más intenso. Eso es muy cierto. Mejor seguir cerrando los ojos y tan sólo respirar. 

¿Qué es lo que sentimos? Seguramente estamos llenos de temores, pero qué importa, que nos dé igual. Sigamos buscando, más y más. Sigamos creciendo, y sin darnos cuenta llegaremos sin pensar. 
¡Qué importa que nos sintamos oxidados, qué importa que nos miremos cansados! ¡Es normal, es la vida! 
Incluso el metal más fuerte también se destiñe y aún así sigue en pie. Eso es lo importante. Sigamos en pie disfrutando mirar el horizonte. Las nubes y todo lo demás. Si ya estamos acá, respiremos a ojos abiertos y sin parpadear; así el corazón late mas. Escucha el resonar. 


Fotografía: Alex Espinosa